Historia de un lugar llamado Capanema en un Brasil que no es Brasil

Brasil

Había una vez un pueblo brasileño llamado Capanema. Bueno, miento, en realidad se trataba de una pequeña ciudad con cerca de quince mil habitantes que se ubicaba en el sur del país. Era una ciudad joven, de apenas sesenta años de edad, …

Leer másHistoria de un lugar llamado Capanema en un Brasil que no es Brasil

Mosquitos, autostop y una ruta memorable por la Toscana

Sucede que a veces las cosas no salen tan bien como las planeas. Puedes preparar las cosas en el albergue donde te hospedas al milímetro: cada ruta, cada tren, cada fotografía… Esa noche estás tan nerviosa que no puedes dormir dando vueltas de un lado a otro. Y es que, por fin vas visitar uno de los lugares que más ganas tienes de conocer: la Toscana.

La Toscana, paraíso de encanto, de romances veraniegos, de películas siesteras, de amarillos y cipreses. ¿Qué os voy a contar? Hay parajes por el mundo que son testimonios del paso del tiempo, aunque a simple vista en la Toscana no sabes si te encuentras en este siglo o en el pasado. Vistas infinitas de páramos que se ondulan con el suave movimiento de la brisa vespertina sobre los campos de trigo. Las sombras alargadas de los cipreses sobre caminos polvorientos que te acercan a villas de encanto. Es que no estoy idealizando, la Toscana es eso.

Leer másMosquitos, autostop y una ruta memorable por la Toscana

Por qué ser turista responsable

Después de escribir la última entrada en la que os comentaba algunas de las cosas obvias que hay que saber si quieres viajar barato o hacer turismo low cost, me di cuenta de que muchos de esos “trucos” me producían cierto malestar. Releí la entrada y algunos comentarios privados por parte de amigos y me he decidido a escribir una anti-entrada. ¿Por qué? Porque me gustaría que viajar no se convirtiese en un producto; que sea un modo de cambiar el mundo para bien y no para mal. Así que hoy os voy a hablar de la parte mala del turismo low cost y de las economías colaborativas.

Leer másPor qué ser turista responsable