Cómo viajar a Mallorca en agosto y no arruinarse en el intento

Salió una oferta en Volotea en marzo con vuelos baratísimos y en principio pensamos en coger un vuelo a Menorca para después coger un ferry a Mallorca y volver desde allí, repartiendo una semana entre las dos islas. Al final calculando los precios y el tiempo disponible, decidimos quedarnos únicamente con Mallorca, llegando un domingo y volviendo un viernes. Fue muy express pero por motivos de trabajo no quedaba más remedio que viajar en agosto y había que ajustar el presupuesto.

La oferta salía como a 6€ el vuelo pero al querer comprar dos billetes te ponía un precio distinto. Por precio al final fuimos, haciendo la media, como por 35€ cada persona pero no deja de ser publicidad engañosa.

Recorrido: Madrid – Zaragoza – Mallorca – Madrid

El vuelo que cogimos salía de Zaragoza (nos desplazamos en autobús hasta allí), pues aprovechamos que ninguno de los dos conocía la ciudad. Nos alojamos en el Hotel Sauce, realmente recomendable, especialmente su desayuno, con una tortilla de patata deliciosa y está a dos pasos del Pilar.

Como descubrimiento en Zaragoza, la heladería Tortosa. Vaaaaale, los helados no es que sean lo más típico de allí pero es que están buenísimos y hay para todos los gustos, alergias y peticiones. Para pasear o visitar merece la pena el centro y los distintos centros de interpretación en torno a los restos romanos, para los que se puede comprar una entrada combinada, y el palacio de la Alfajería, que algunos días es gratis la visita, incluso guiada.

Para comer, pues tapear, callejear por el Tubo… Fuimos a algunos bares típicos dentro y fuera de esta zona, como la Republicana, tapas elaboradas a precios correspondientes; la Taberna el Lince que tiene unos boquerones muy buenos, es muy famoso y por el trato parece que se lo tienen un poco creído; croquetas  en el Entalto o vermú y migas o parrillada aragonesa en el Restaurante El Fuelle.

Atardecer en el Ebro

Después nos desplazamos al aeropuerto en taxi, nos lo recomendaron por calidad (tiempo) – precio. Viajar con Volotea no lo recomendamos demasiado, si ya el proceso de compra había sido bastante fastidioso, el vuelo además salió con retraso, pero si encuentras alguna oferta que merezca la pena, no lo descartes.

Llegamos a Palma de Mallorca el domingo por la noche. Hay un autobús que te lleva al centro por 5€, sí, 5, es precio para turistas. Hay máquinas de billetes, no las uses, funcionan mal, cómpralos directamente en el autobús.

El lunes nos dedicamos a visitar la ciudad, pero ojo,  al ser lunes, había monumentos cerrados. Hicimos un recorrido bastante variado gracias a un freetour a pie, muy recomendable. Merece la pena subir a la torre de la iglesia de Santa Eulalia: vistas absolutamente impresionantes y vista de cerca de la arquitectura. Es pagando pero no es excesivo.

Mallorca
Una vista desde Santa Eulalia en Palma de Mallorca

Al día siguiente empezó el gran periplo por la isla de Mallorca, con un coche de alquiler y la mochila con bañador, chanclas y víveres. Visitamos algunos sitios que nos habían recomendado y otros que vimos en TripAdvisor pero os damos nuestra humilde opinión de todos ellos, si no pone nada en contra es que es recomendable.

Mallorca
Banyalbufar

Ruta 1: Andratx, Sant Elm, Banyalbufar y Valdemosa

Andratx, lo que vimos, totalmente omitible, ¡ah! eso sí, a unos kilómetros, está Port d´ Andratx, es un puerto bastante grande con un paseo marítimo muy agradable. De ahí a Sant Elm, no pilla de paso para subir a Tramuntana por lo que es ir y volver pero merece muchísimo la pena con un par de calas interesantes. Desde Andratx de nuevo coges la carretera MA – 10 para recorrer la sierra de Tramuntana.

Paramos en el Mirador de Ricardo Roca y Torre de Verger, impresionantes ambos. Después hasta Banyalbufar, allí podrás pasear por sus callejuelas y ver los tradicionales cultivos aterrazados, uno de los motivos que hace que la Sierra haya sido declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

Mallorca
Rinconcito en Valdemosa

Fuimos a Valdemosa, precioso para caminar, famoso por sus azulejos. Seguimos hacía Deia donde es de obligada parada el Mirador de la punta de Sa Foradada. Nos acercamos a la cala de Deia, masificada y con muchas algas. Y terminamos el día en Deia, es un pueblo en un valle, la carretera lo rodea y también se puede recorrer a pie. Vimos el atardecer desde allí, sin palabras.

Mallorca
Punta de Sa Foradada

Ruta 2: Soller, Fornalutx y Cabo de Formentor

Fuimos a la playa del Port de Soller, recomendable, a la que se puede llegar también en un trenecito antiguo. Después nos desplazamos a Soller, abarrotado de gente, lo que implicó perder una hora aparcando para resultar un pueblo sin mucho interés. Después fuimos a Fornalutx, tras ver el pueblo fuimos al Mirador Ses Barques, parando en el Mirador De Gorg Blau, que es un pantano, pero la sequía se dejaba notar. Siguiendo la carretera MA – 10 hacia la Cala de la Calobra y Cala de Torrent de Pareis, zona increíble, de ensueño y mejor ir con tiempo para disfrutar del sol y el agua. Para finalizar, paramos en el Mirador de Pollença, espectacular. De camino al Cabo de Formentor, para ver el faro y el atardecer desde el punto más norte de la isla.

Mallorca
Panorámica desde el Faro de Formentor

Ruta 3: Alcudia y la necrópolis talaiotica de Son Real

Estuvimos en la playa de Muro – Capellans pasando la mañana, después visitamos Alcudia,  interesante por el recorrido por su casco histórico y su muralla y terminamos el día en la necrópolis prehistórica talaiotica Son Real perteneciente a San Margalida, recomendamos todo. Hay numerosos yacimientos de esta época, nosotros nos decantamos por este porque pillaba de paso, además nos atendieron muy amablemente al hablar por teléfono con el Ayuntamiento correspondiente cuando pedimos información, lo que hay que tener presente es que desde el aparcamiento al yacimiento hay un rato y debe hacerse a pie.

Mallorca
Reflejo en Alcudia

Ruta 4: Cuevas del Drach y Artá

Primero visitamos las cuevas del Drach y rematamos recorriendo (y subiendo unas “pocas” escaleras) Artá. Se quedó pendiente visitar Pollença, porque no daba tiempo a exprimir más los días.

Como nos alojábamos en Palma (reservad con tiempo sea cual sea el tipo de alojamiento que elijáis) recomendamos pasar por en Ca’n Joan de s’Aigo, está en el centro, donde comer cocas y ensaimadas riquísimas, ideal para desayunar o merendar. Por las noches cenamos en algunos locales, pero ninguno reseñable. La vuelta fue directamente a Madrid, con Norwegian, con un vuelo que también compramos con mucha antelación, por unos 35€ por persona y estupendamente.

Esperemos que os ayude si viajáis a Mallorca. Un abrazo. Gon y Sil.

No te cortes, comenta...

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: