Por qué viajar sola: mis 10 razones

Cuando le cuento a la gente que hice un viaje en solitario durante 34 días me suelen mirar raro. Luego preguntan si no me daba miedo viajar sola (y eso que fue por Europa). Después opinan que no les gustaría porque seguro que al final seguro que se aburrían o lo pasaban mal por estar mucho tiempo a solas.
En esta entrada me gustaría mitigar esos miedos (porque no son más que eso). A veces estar a solas con nosotras mismas es lo que más miedo nos da. Por eso viajar en solitario es tan importante. Para conocernos de una forma más íntima y personal. Saber quiénes somos y qué queremos. ¡Pero veamos esos diez puntos antes de ponernos profundas!

1. Viajar sola te quita miedos

Las mujeres vivimos en una sociedad que nos hace vivir alerta. A veces nos sentimos en constante peligro por miedo a una agresión o un acoso. Eso nos pasa en nuestras ciudades y nos pasará en cualquier ciudad del mundo. Esa es la principal razón para viajar sola. Puedes demostrarte a ti misma y al mundo que no hay espacio para esa violencia y que no vas a permitir por más tiempo vivir en ese estado de alerta.

No somos seres indefensos a los que hay que proteger de todo mal. Viajar te hará ver que eres más fuerte de lo que crees y que muchos miedos que tenías son infundados.

2. Viajar sola permite conocerte a ti misma

Seguramente tienes muy claro quién eres y cómo quieres vivir tu vida. Pero cuando estás sola y todo eso que has construido cual hormiguita no lo tienes cerca, puedes descubrir facetas sobre ti que no conocías. Puedes incluso descubrir que eres más fuerte y que no necesitas a nadie a tu lado para poder vivir.

Tendrás tantos momentos para hacer introspección en lugares preciosos que descubrirás cosas de ti misma que jamás hubieses imaginado. Viajar sola es la forma de hacer las paces contigo misma y reencontrarse.

Viajar sola por Italia
Pasando un calor de muerte en San Gimignano

3. Viajas sola pero no te vas a encontrar sola

Créeme. Yo no me di cuenta de que estaba viajando sola hasta el segundo día. Europa es un hormiguero de viajeras solitarias que encontrarás en tus albergues o donde te hospedes. Muchos van a querer conocer gente nueva, otros igual no tanto. Pero tendrás mil oportunidades de entablar conversación e incluso amistad con aquellas personas que te encucentres por el camino.

No dejes pasar esa oportunidad, pues puedes llevarte en la mochila momentos y personas increíbles y memorables.

4. Viajar sola te hace valorar más el tiempo

Supongo que este factor sirve tanto para chicos como para chicas. Pero enlaza con lo que te he estado contando hasta ahora. Tú, como mujer independiente, tienes en tu mano las 24 horas del día para decidir lo que quieres hacer con ellas. Valora ese tiempo que se te da y aprovecha al máximo, exprímelo. Dedica el tiempo que quieras a ver los museos que te apetece ver, a pasar las horas sentada en una plaza viendo a los transeúntes de un lado a otro, pasea sin destino durante horas.

El tiempo es tuyo.

 

5. Te hará sentirte segura de ti misma

Vas a viajar sola en trenes, buses, coches; vas a tener que enfrentarte a problemas y los vas a tener que solucionar tú sola, así que llegará un momento en el que te valorarás más porque eres lo único que tienes. Y eres capaz de hacer frente a todo lo que se ponga por delante. Tal vez piensas ahora que será al contrario. Pensarás “¿no me hundiré si tengo un problema y no tengo a nadie al lado?”.

Piensa detenidamente en ello.

Como persona tienes las mismas herramientas que cualquiera, solo tienes que aplicarlas. Resolver cualquier problema o simplemente completar una etapa más del camino hará que te sientas autosuficiente y capaz. Tú misma te animarás a seguir adelante y no rendirte.

¿Quieres saber dónde me hice esta fotaza? ¡Echa un vistazo a mi aventura por la Toscana! Uno de los momentazos del viaje 😉

 

6. Nadie te va a imponer nada

Viajar con más gente también mola, te lo pasas bien, te ríes, vas de fiesta, visitas cosas… pero no es lo mismo. Cuando viajas sola no tienes que elegir entre lo que tú quieres y lo que quiere el resto, sino que haces lo que quieres. Eso sí, si un día conoces a un grupo de gente que quiere hacer algo que no te habías planteado, no niegues un poco de compañía que de vez en cuando no viene nada mal y disfruta el conocer a gente nueva.

Y de la misma forma, si un día no sabes qué hacer, no importa, sal y camina, no dejes que las horas se desperdicien. Aprovéchalo al máximo.

Viajar sola por Dinamarca
La marca de las sandalias ya al final del viaje. Y de fondo el Báltico.

7. Vas a sentirte arropada

Cuando viajas sola la gente tiende a ser mucho más amable contigo, por ser mujer o por verte sola. Obviamente hay gente rancia por el mundo y si te encuentras con alguna persona así, será la excepción. Yo tuve la suerte de sentirme acogida en todos los sitios donde estuve, me ayudaron siempre que tuve algún problema.

Al ser una chica las mujeres no te van a temer y los hombres te van a ver indefensa. Es una realidad que debería ser de otro modo, pero es así. Eso sí, nunca está de más ser precavida y no meterse en lugares donde cualquier persona podría tener problemas.

8. Te sentirás realizada

Cuando todo termine y vuelvas a tu hogar y te des cuenta de que has estado tú sola ahí fuera, sentirás que has conseguido algo que en un principio te daba miedo. Te sentirás bien, feliz y como digo, realizada. Porque no hay nada mejor que comprobar que una es capaz de hacer algo cuando todo el mundo le pone pegas y barreras.

Por fin comprobarás que has vencido miedos —algunos igual todavía quedan en el tintero—; todos los prejuicios que tenías sobre ese lugar y encima, te llevarás contigo una cantidad de experiencias tan increíbles que te sentirás orgullosa de ti misma.

viajar sola
Robado por la Toscana

9. Viajar sola abrirá tu mente

Viajar proporciona nuevos puntos de vista, eso es algo que se puede aplicar a todo el mundo, pero cuando una viaja sola tiene más posibilidades de entender cómo se ve el mundo desde fuera. Tendrás más tiempo de asimilar en tu soledad todo lo que te rodea, lo importante que son ciertas cosas para los locales, las costumbres que para nosotros son extrañas, los prejuicios que hay sobre ciertas culturas y cómo es vista una mujer cuando viaja sola en otro país.

Saliendo de Stralsund, con sus lago despidiéndome

10. Viajar significa crecer, no cambiar

Cuando hice este viaje pensé que iba a volver siendo una persona diferente, pero no es así. Puede que realices un viaje en solitario por la misma razón que yo: necesitas pensar, replantearte cosas… Eso está bien, un viaje en solitario como te digo te da tiempo por encima de todo, pero no va a hacer que vuelvas de otra forma. Serás la misma pero más sabia, más valiente y con más fuerzas de afrontar lo que te venga.

¡Seguro que querrás repetir la experiencia!

Esta foto con esas casitas preciosas detrás están en Stralsund, uno de los destinos que más me gustó de este viaje. ¡Aquí te dejo la guía de qué ver en esta ciudad preciosa y pintoresca del norte de Alemania!

¿Has viajado sola alguna vez? ¿Te has sentido identificada con mis 10 razones? Si aún estás pensando si dar el paso, ¡no lo dudes!

También te podría interesar…

No te cortes, comenta...

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: