Qué ver en la isla de Saaremaa en dos días

La isla de Saaremaa es la isla más grande de Estonia y es de visita obligada si quieres conocer uno de los enclaves naturales más bonitos de este país. De verdad de la buena.

Este es el itinerario que realizamos nosotros en dos días por Saaremaa:

Cómo llegar

Para llegar hasta ella debes tomar un ferry en Virtsu (12€ un trayecto de unos veinte minutos, aproximadamente) y aprovechar para disfrutar de las vistas. Si viajas en invierno no dudes en salir a la cubierta del ferry para ver las enormes placas de hielo que va rompiendo a su paso, porque sí, el mar Báltico se congela en invierno. El sonido del hielo al resquebrajarse mola demasiado.

Para recorrer la isla la mejor forma —a mi parecer— es el coche. Te permite llegar a cualquier punto de la isla en pocos minutos y las carreteras están en buen estado. Si te desvías para entrar en algún punto más remoto pasas de carreteras a caminos de tierra un poco accidentados, pero no es norma.

Para recorrerlo en bici o andando lo veo bastante complicado sobre todo por las distancias. En coche son más abarcables.

isla de saaremaa
Vistas desde la cubierta del ferry hacia la isla de Muhu. ¿Veis los trozacos de hielo?

Visita la capital de la isla de Saaremaa: Kuressaare

Kuressaare es una ciudad de poco más de 15.000 habitantes. Se encuentra situada al sur de la isla y el acceso es muy fácil y está muy bien señalizado. Es una ciudad pequeña, tranquila, para pasear y disfrutar de las calles peatonales del centro.

En sí la ciudad no tiene monumentos reseñables, a excepción del castillo de Kuressaare. El Castillo del Obispo —Piiskopilinnus— data del siglo XIV y su construcción se la debemos a la orden teutónica. Se dice que es uno de los mejores conservados de Estonia, pero tiene añadiduras posteriores del siglo XVI y del siglo XVIII durante las ocupaciones danesas y suecas, respectivamente.

El castillo alberga el museo de Saaremaa y podéis acceder a toda la información en su página web desde aquí. La entrada general cuesta 6€.

la isla de saaremaa
El castillo de Kuressaare nevado.

Visita las iglesias más antiguas de la isla de Saaremaa

En dirección a la población de Kihelkonna —a unos 3 o 4 km— se encuentra la iglesia del siglo XIII que conserva una de las torres más altas de la isla. Nosotros no pudimos entrar porque estaba cerrada pero en su interior podéis admirar su arquitectura, el órgano más antiguo de Estonia y el altar del siglo XVII.

Otra iglesia recomendable pero que no pudimos visitar porque nos faltó tiempo es la iglesia de Karja. Es una iglesia medieval del siglo XIV que se encuentra en la localidad de Linnaka. Lo interesante de esta iglesia se encuentra en su interior, al albergar tallas en piedra y bajorrelieves de gran importancia nacional. Si encontráis interesante la historia de las iglesias medievales de Estonia no olvidéis pasaros por la de Kaarma, del siglo XIII.

isla de saaremaa
Llegamos a Kihelkonna tarde y no pudimos entrar en la iglesia porque ya estaba cerrada. Pero el lugar donde está es muy cuqui.

No te olvides de visitar el cráter de Kaali

Numerosos estudios marcan en torno 4000 años el impacto de un meteorito en la isla de Saaremaa. De este impacto resultaron un total de nueve cráteres de los cuales el más grande es el de Kaali.

Este impacto, dicen, destruyó los bosques en seis kilómetros a la redonda, acabando a su paso con todos los asentamientos humanos de la Edad de Bronce. Hoy en día el cráter de Kaali se ha convertido en un lago.

Esto, como es normal, trajo consigo la invención de numerosas leyendas e historias en torno al origen del impacto y el cráter. Es sabido que durante años este lago fue sagrado y sobre él se realizaron numerosos sacrificios —se han encontrado restos animales durante las excavaciones realizadas—. De hecho, en la Edad del Hierro el cráter fue rodeado por un muro de piedra de casi dos metros de alto.

La visita está abierta al público y el lugar no está para nada masificado. Cuando fuimos no había absolutamente nadie en el pueblo, y eso que vimos que había un colegio. Han construido una zona de aparcamiento y un centro de visitantes, pero estaba cerrado.

El cráter de Kaali es muy top. Fue lo que primero vimos en la isla y nos flipó.

Recorre la costa de Saaremaa

Elige una costa y recorre los principales puntos de panoramas para disfrutar del mar Báltico desde todos sus ángulos. Nosotros comenzamos la ruta por el norte con la idea de llegar a la zona panorámica de Panga, donde hay unos acantilados, pero tuvimos que cambiar de planes porque nos estábamos quedando sin gasolina y no hay demasiadas gasolineras. Dato importante.

Los principales puntos panorámicos de la isla de Saaremaa empezando desde Kuressaare son: Roomassaare Port, el puerto de la ciudad desde el que se pueden tomar ferries hasta Riga.

Siguiendo por la carretera que recorre toda la costa por toda la isla podéis llegar hasta Sääre y disfrutar del primer faro de la ruta o seguir hasta el acantilado de Ohessaare donde parece ser que se ha convertido en un ritual el amontonar cantos rodados en la playa.

la isla de saaremaa
Casitas que se ven en los lindes de las carreteras.

Si continuais la carretera llegaréis a otro punto panorámico en antes de llegar a Moisaküla y el siguiente en Lomala Port. Los siguientes puntos panorámicos están algo más lejos, continuando por la misma carretera. Dentro del parque natural de Vilsandi se encuentra la Bahía de Kihelkonna —podéis aprovechar para visitar la iglesia también—.

Ya llegando a la costa norte tenemos el cabo de Tagamoisa, donde también podéis hacer fotos chulas con el faro de la ciudad. Si continuais veréis que de nuevo la carretera vuelve al interior hacia Veere Port.

El siguiente punto es Panga, donde quisimos ir pero no llegamos. Hicimos este trayecto a medias y las vistas desde el coche fueron increíbles. La carretera, en algunos tramos, está a escasos metros del mar. Muy, muy recomendable, siempre y cuando no la cagueis como nosotros que se nos olvidó echar gasolina.

Ya nos queda menos, los siguientes puntos son Soela Port y Triigi Port, desde donde salen otros ferries hacia la isla de Hiiumaa. Por último, y ya dispuestos a salir de la isla de Saaremaa podéis parar a disfrutar de las vista de Pukku.

Sé que como mejor se ven estas cosas es en un mapa, así que os he puesto en este los sitios que os digo. ¡Espero que os sirva si tenéis la oportunidad de viajar a esta isla!

Descansa disfrutando de los molinos de Angla

Hacia el norte de Kaali, a unos 15 km, se encuentran los molinos de viento de Angla. Nosotros pensábamos que podríamos pasear en torno a ellos pero no. Están cercados en un espacio donde también se pueden encontrar otro tipo de actividades. Hay que pagar entrada.

La verdad es que vimos muchos de estos molinos por las carreteras de la isla de Saaremaa y nos parecieron curiosos. Luego comprendimos que muchos de ellos eran reconstrucciones porque los originales se encuentran en Angla. De los cientos de molinos que poblaban la isla solo se han conservado los cinco que podéis ver aquí.

Estos molinos llevan más de cien años en en lugar y uno de ellos todavía sigue la fuerza del viento para moler el trigo. Si no te interesa demasiado el mundo rural los molinos pueden verse desde fuera de la verja. ¡Es lo que nosotros hicimos!

Y así acabó nuestro breve paso por la isla de Saaremaa. Tras ver los molinos de Angla pusimos rumbo a Tallinn, nuestro siguiente destino.

la isla de Saaremaa
Aquí podéis ver la valla que cerca los molinos, no impide para nada verlos desde el otro lado!

Ahora os toca el turno a vosotros… ¿conocéis la isla de Saaremaa? ¿Os gustaría ir? ¿Me he dejado algún lugar interesante que ver en el tintero? ¡Comentadme!

También te puede interesar…

No te cortes, comenta...

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: