Qué ver en Barcelona en un fin de semana

A Barcelona le tenía echado el ojo desde hace años. La última vez que estuve era adolescente y por aquella época había leído el libro estrella que tiene como protagonista a Barcelona: La Sombra del Viento. Seguramente muchos habéis oído hablar de este libro… a mí me encantó en su momento y rápidamente pedí a mis padres viajar hasta Barcelona durante nuestras vacaciones en Girona para conocer los lugares que salían en él. Quería teletransportame a esa época, encontrarme por las calles con sus personajes, vivir las aventuras y misterios que ellos habían corrido por esta ciudad. Con los años me fui olvidando, pero de nuevo volvió la llamada.

Con mi amiga Silvia y la mochila, nos plantamos en Barcelona en pleno febrero y esto es lo que pudimos disfrutar en un fin de semana que jamás olvidaremos.

Barcelona
Arte callejero en La Barceloneta.

Descubre los lugares más emblemáticos y su historia con un tour gratis.

Barcelona tiene muchísimo que ofrecer y tal vez uno de estos tours se quede corto, pero será suficiente para empezar a saborear el encanto de la ciudad condal. Nosotras hicimos este tour de tres horas gratis, así que prepárate para caminar de lo lindo y descubrir lugares como el barrio gótico o puntos no tan conocidos que han sido protagonistas de la rica historia de esta ciudad.

Si quieres puedes reservarlo desde aquí y no tener problemas con los cupos: 

Pasea por la rambla (o las ramblas) desde Plaza Cataluña hasta Colón y piérdete por sus calles aledañas.

La Rambla de Barcelona o Las Ramblas siempre está abarrotada de gente pero también de puestos de flores y kioscos que han acompañado a este paseo desde el siglo XIX. Durante el paseo podrás encontrar algunos de los edificios más destacables de la ciudad, como el liceo o la Boquería. Al comienzo del paseo, saliendo desde Plaza Cataluña también pasarás al lado de la Fuente de Canaletas.

Barcelona
Detalle en una esquina de las Ramblas, en el centro de Barcelona.

Visita el barrio de la Barceloneta y degusta el plato típico: la bombeta.

Puré de patata relleno de carne picada, todo ello rebozado y acompañado por salsa picante. Pues eso, una bomba para el cuerpo, pero que le levanta el ánimo a una un domingo por la mañana. La Bombeta es el bar de barrio donde podrás probar esta tapa tradicional. Después, aprovecha para pasear por las calles de este antiguo barrio marinero hasta llegar a la playa de mismo nombre y la más famosa de la ciudad. Si el tiempo acompaña, igual hasta puedes darte un chapuzón, y si no, el paseo marítimo te espera para que lo recorras de arriba a abajo.

Visita los mercados de la ciudad y piérdete entre los puestecitos llenos de color y variedad gastronómica

Si, voy a hablarte de La Boquería, el mercado más conocido de la ciudad. Con los años ha perdido su función original y ahora está más orientada al turismo. Es posible que si viajas como yo, más allá del low-cost, este lugar no sea el mejor para pararte a tomar algo. Pero siempre puedes perderte un ratillo a curiosear por los puestos de comida más originales y disfrutar del colorido de algunos escaparates.

Barcelona
Puesto de frutos secos y gominolas en el mercado barcelonés de La Boquería

Comer bien y barato en esta ciudad no es un sueño, ¡es posible!

No, no es un timo para turistas. Se trata de una cadena llamada König y dentro del rango de precios que puedes encontrar en esta ciudad, este restaurante nos sorprendió gratamente. No esperes platos elaborados pero tampoco comida basura, un intermedio barato y asequible para bolsillos pobres como el nuestro. Si tu presupuesto te lo permite, también puedes descansar los pies y darte un capricho en el café Alsur, especializado en brunch y cócteles. Muy top.

O si quieres también puedes probar este tour de tapas por Barcelona y descubrir su gastronomía a un precio genial.

Barcelona
Algunos escaparates de la ciudad vieja son una obra de arte.

Sube hasta el barrio de Gracia y baja por el Paseo de Gracia (o viceversa)

No es obligatorio hacerlo en este orden. En el barrio de Gracia se encuentra (entre otras cosas) la Casa Vicens. Nosotras comenzamos nuestro recorrido por la Barcelona modernista desde este punto. Desde aquí puedes desplazarte hasta el Paseo de Gracia, atiborrado de edificios impresionantes como la casa Milá o la casa Batlló. Eso sí, con eso del low-cost igual te sientes un poco fuera de lugar pasando por escaparates de las tiendas de moda más caras y pretenciosas del mundo. No hace falta soltar marcas, ¿no? Un bonito paseo que también sirve para hacerse a la idea de cómo vivía  la crème de la crème a comienzos del siglo XX.

En este barrio hay multitud de tours que te enseñan las maravillas de la Barcelona modernista, ¡pero tienes este gratuito de dos horas de duración!

Barcelona
Detalle de la casa Batlló, en el Paseo de Gracia.

Sube al monte Tibidabo y a disfrutar de las vistas de Barcelona

Pero antes de subir, bájate en la Avenida del Tibidabo y sube esta ligera cuesta (o monta en el famoso tranvía azul) admirando las grandes mansiones que se han conservado de estilo modernista y que pertenecieron a la aristocracia barcelonesa allá por los albores del siglo XX. Una pequeña inversión que debes hacer cuando visites Barcelona es subir en el funicular que te permite el acceso al parque de atracciones del Tibidabo, ¡que se remonta nada menos que a 1901! Se le considera el parque de atracciones más antiguo de Europa y uno de los más antiguos de Europa.

 

Barcelona
Una de las atracciones estrella del Tibidabo: la noria.

Pasea y piérdete por El Born, el barrio de moda de Barcelona

En otra época fue uno de los epicentros económicos de Barcelona. Perteneciente al barrio de la Ribera ha sufrido numerosos cambios desde el siglo XVIII. Hoy en día nos encontramos ante un barrio moderno, con nuevos establecimientos orientados a la clase media, restaurantes vegetarianos y hipsters… en fin, el paraíso de los millennials. Pero vamos, que nos encanta. Aquí podrás visitar el Palau de la Música, el Mercado de Santa Caterina, museos como el de Picasso o el del Chocolate para los más golosos; la iglesia de Santa María del Mar y para terminar, el parque de la Ciudadela, un lugar impresionante para llevarte un buen sabor de boca de Barcelona.

Pasea por Montjüic, un monte plagado de Historia

Además de Tibidabo, Barcelona cuenta con otra elevación desde la que otear la ciudad. Montjüic es conocido por albergar el famoso castillo que sirvió de cárcel durante la Guerra Civil y donde murieron miles de presos durante el franquismo. Por otro lado, alberga las instalaciones que se construyeron durante los Juegos Olímpicos de 1992. Aquí se acumulan los planes: el Castillo es un estupendo punto panorámico de la ciudad, al que se puede acceder caminando o en teleférico; el Anillo Olímpico te permite recorrer prácticamente en su totalidad el monte; el Pueblo Español, para los más adinerados (solo la entrada cuesta 15€, ya me diréis) fue construido para la Exposición Internacional de 1929. ¡Ah! Que no se te olvide sentarte un ratito a descansar frente a las fuentes de Montjüic, y si tienes suerte y viajas en temporada alta, disfrutar del espectáculo lumínico que siguen ofreciendo.

 

Barcelona
Desde Montjuic se puede observar la ciudad a tus pies. Es un buen lugar para desansar del largo día de paseo.

Piérdete por El Raval, sin miedo

Uno de los barrios más conflictivos de Barcelona pero que ha sufrido un lavado de cara en los últimos años que hace que pasearse por este barrio sea una vuelta a la realidad. Muchas veces los turistas nos pensamos que las ciudades están ahí para nosotros y nada más lejos de la realidad. Cada barrio y cada calle tienen su propia historia y su día a día. En El Raval vas a encontrarte con esa realidad incómoda que intentamos ignorar. Pero oye, que también tiene muchísima vida cultural y artística, y allí es donde puedes encontrar el Museo de Arte Contemporáneo de Barcelona o el Palacio Güell. Dicen que aquí puedes encontrar tiendas y boutiques independientes y alternativas, alejadas de las grandes cadenas y marcas de diseñadores.

Y si prefieres que alguien te acompañe y te explique curiosidades del barrio, aquí te dejo este tour guiado que te llevará a los lugares más emblemáticos del Raval.

Disfruta de una buena lectura y encuentra los lugares literarios de la Sombra del Viento.

Una Barcelona plagada de misterios, aún herida por una guerra que sacudió sus entrañas; una Barcelona de historias de amor trágicas de esas que te hacen soltar la lagrimita. Descubre una barcelona literaria a través de las páginas de este libro y salte de las rutas marcadas por guías y panfletos. Si no has leído el libro ¡no sé a qué estás esperando! Lo puedes conseguir aquí y pasar un rato muy entretenido con las aventuras de los Sempere y compañía.

Volviendo a recordar nuestro recorrido vuelve a entrarme la morriña. No sé qué tiene esta ciudad, pero seguro que vuelvo tarde o temprano. Y vosotros, contadme, ¿conocéis Barcelona? ¿Visitasteis otros lugares además de los mencionados? ¿Habéis descubierto cosas nuevas que hacer por allí? ¿Habéis leído La Sombra del Viento? ¿Qué os pareció?

También te puede interesar…

No te cortes, comenta...

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: