Qué ver en Stralsund en un día

Ruta por los pueblos de la Liga de Hansa

Una de las zonas de Alemania que más ganas tenía de visitar era el norte. Lugar de comercio en la Edad Moderna, tenía como foco la ciudad de Hamburg. Desde allí, irradiaban todo tipo de rutas comerciales hacia el resto de Europa. Algunos de los puertos más importantes que componían esta ruta —que luego se denominó la Liga de Hansa— eran Lübeck, Rostock, Schwerin, Wismar o Stralsund. Estos pueblos tienen una arquitectura característica, donde el ladrillo y las altas torres son los protagonistas. Aquí os presento una mini guía de mi ruta por los pueblos de la Liga de Hansa

Cómo llegar a Stralsund

En el verano de 2015 hice mi primer viaje en solitario por Italia, Alemania y Dinamarca. Comencé en Roma y terminé en Copenhague. Cerca ya de mi último destino, hice una parada de tres días en Hamburgo para dedicar tiempo al norte de Alemania. Me establecí en Hamburgo para poder moverme en tren. Desde Hamburgo las rutas hacia Stralsund, Rostock, Schwerin o Lübeck son muy comunes.

No estoy segura de los precios de los trenes alemanes, pero es una de las formas más fáciles de llegar hasta Stralsund. El trayecto aproximado dura unas dos horas y media o tres, dependiendo del tipo de tren que cojas.

 

Stralsund

Primeras sensaciones

Ese día me desperté pensando que iba a disfrutar de la playa en Rostock, sin mirar el tiempo ni las predicciones, me calcé el biquini, las sandalias y la toalla en la mochila, y me fui directa a la estación de tren. Después de tres horas de viaje, allí llovía a cántaros. Así que ni playa ni nada. Pero al mal tiempo, buena cara.

Stralsund fue todo un descubrimiento. Sabía que algo encontraría en esos pueblos que me enamorarían. Sinceramente, si os digo que paseando por sus calles lo único que quería era quedarme allí, no os mentiría. Es una ciudad tranquila, pequeña, coqueta, de casas bajas y calles empedradas, de parques verdes y flores por doquier en las fachadas de las casas; con el puerto, la playa, la bruma marina…

Stralsund
Stralsund desde el aire (es una postal xP)

Qué hacer en Stralsund

Para entrar en la ciudad, desde la estación de trenes, hay que cruzar un puente desde el que se ven unas magníficas vistas de los lagos que rodean a la ciudad. No se tarda mucho en recorrer todas sus calles si se va paseando tranquilamente; es decir, no es muy grande y para pasar una mañana o una tarde, es una visita muy recomendada. Desde mi punto de vista —y aunque tiene atracciones como un acuario o varios museos relacionados con el mar— lo mejor para ver la ciudad es pasearla.

Lugares de interés

Lo primero que hice fue ir a la oficina de turismo y hacerme con un plano de la ciudad. Después me dediqué a pasear y visitar por orden los lugares que señalaba el mapa, pero sin perderme lo que me encontraba por el camino.

El ayuntamiento o Rathaus es muy interesante, pues está unido a la iglesia de San Nicolás, a la que se puede entrar. Es una de las iglesias más antiguas del norte de Alemania. Frente a estos edificios está la plaza principal o la plaza del mercado. Otras iglesias que podréis ver y a las que se puede entrar gratis son: la Jakobikirche y cuya torre alcanza alturas que no os imagináis, y la iglesia de Santa María. La sobriedad de sus edificios es súper curiosa; todo ladrillo y cero decoración y ornamento.

En torno a la plaza del mercado podéis encontrar una serie de edificaciones que se corresponden a un monasterio y a los restos de las murallas y las puertas que aún quedan en la ciudad, como la Am Kütertor. Dentro de estas murallas están las bonitas casas de planta baja, paredes pintadas, flores creciendo por las paredes y los suelos empedrados.

Stralsund

0 comentarios en “Qué ver en Stralsund en un día

No te cortes, comenta...

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: